Desde Cañete-Lima-Perú

Mi foto
"...Ojalá se te acabe la mirada constante, la palabra precisa, la sonrisa perfecta. Ojalá pase algo que te borre de pronto: una luz cegadora, un disparo de nievek. Ojalá por lo menos que me lleve la muerte, para no verte tanto, para no verte siempre en todos los segundos, en todas las visiones: ojalá que no pueda tocarte ni en canciones...". Silvio Rodríguez.

martes, 6 de marzo de 2007

De finales se aprende

A veces el paso de la gente
enseña mas que el paso de los días,
y es que al final va quedando uno solo,
sólo con su tristeza,
y el bullicio de la gente pasa
y el llanto de alguien sobra,
a veces el minuto se alarga
y se pierde la memoria,
o tal vez no se recuerda
por tristeza o viejas glorias
y al final está uno solo
rodeado de gente,
pero de finales se aprende.

13 comentarios:

Bohemia dijo...

De todo se aprende y de los finales más, si algo también aprendemos es a estar sólo, sólo con uno mismo...

Un abrazo grande!

Melissa dijo...

Comparto profundamente lo que dices en las dos primeras líneas.
Gracias al paso de la gente uno puede conocer de cerca realidades que nunca hemos vivido en carne propia, pero que han sido parte de la vida de otros.
A mí, en lo personal, me gusta más aprender de las personas, de sus palabras, vivencias y consejos, que de libros o manuales (aunque éstos también son escritos por personas).

Saludos,

Buscadora dijo...

Eso es, de finales se aprende, y de medios y de principios, pero sólo si estás atento y quieres aprender.

Besos

zapa celeste dijo...

Estoy de acuerdo con lo que expresas... se aprende tanto de las distintas gentes que nos topamos en la vida... tomo esos instantes y los guardo como experiencias...
Un Abrazo

zapa celeste dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
imagine dijo...

Verdaderamente hay que aprender de todo lo que la vida nos va dejando en nuestra mochila, todas esas cosas nos van haciendo diferentes y siempre se puede sacar algo positivo de las experiencias vividas. Yo lo creo profundamente. Ojalá sigamos aprendiendo de los finales, de los principios, de todas las cosas y personas que nos rodean.
Besos.
imagine

caminante dijo...

No es, me parece, en la soledad donde se aprende. En la soledad se rumia lo aprendido de los demás. En el silencio interior, como el buen vino, maduran los recuerdos.
Solos, no. En soledad, sí.
Un fortísimo abrazo.

Lady Blue dijo...

Hola José Antonio, ya con la mente un poco más despejada paso a dejarte mi comentario =)

Por supuesto que de cada experiencia aprendemos y al parecer más de las malas que de las buenas, porque son aquellas experiencias negativas las que nos hacen poner los pies sobre la tierra y recordarnos que la vida no es color de rosas como a veces nos empeñamos en creer.

En lo personal cuando he tenido una mala experiencia he tratado de no alejarme del resto de las personas, al contrario, es cuando más me aferro a ellos y cuando más me han demostrado su cariño. Esta bien tomarse un tiempo para meditar y aclarar ideas, pero no quedarse en eso, porque al final es muy dañino.

En momentos difíciles la soledad es la peor compañía. Ojalá se evite.

Y continuar... eso es lo más importante, porque después de un final siempre viene un comienzo.

Cariños.

cintya dijo...

palabras exactas, muy precisas, y que las admiro. gracias por tu visita en mi blog... besos

Maktub dijo...

Siempre es un placer leer tu blog. Creo que la mayoría de las veces tus palabras son tan intensas que no dejan cabida a ninguna duda...

Un besazo. Y gracias por pasar por mi blog. Siempre eres bienvenido.

Kissxxx

la señora de las especias dijo...

Hay que aprender a acompañarse a uno mismo.
Ahora tengo menos tiempo que antes pero espero poder seguir el ritmo. Pase unos dias fuera por eso desapareci.
Tu como estas?
Por aqui bastante bien, con algun cambio de planes.
Un gran abrazo!

espartako dijo...

maravilloso el crepúsculo, y bueno el poema, gracias por las felicitaciones.

saludos

juan carlos

Namasté dijo...

Y a veces aparece gente nueva a la que también es preciso escuchar pues vienen con fuerza renovada, un aire fresco a la amistad...

Salu2